Borja Ruete

Mi sitio en la red

Category: Microrrelato

El guardián de las hojas

momiji (Fotografía: Aptinet)

Shinji Tanaka caminaba por el parque de Ueno. Lo hacía desde la juventud, como vía de escape de una ciudad que nunca dormía. Tokio, ese coloso de rascacielos y contrastes, de pantallas gigantes en Shibuya y de ahogantes marabuntas descontroladas. Una urbe que aun y todo, albergaba el refugio de la naturaleza en su propio corazón, como una especie de microcosmos maravilloso. Era un mundo de templos y árboles, lagos con barquitas, padres y niños, parejas sonrientes, pájaros cantores y cuervos graznadores.

Todo empezaba en primavera: en abril se derretían las capas de nieve que, como lágrimas cristalizadas, descansaban muy ocasionalmente sobre el suelo de Tokio. El ocaso del frío sustituía la cama nevada por el lecho de flores de cerezo; los sakura, belleza efímera, preludio del húmedo y caluroso verano de la capital nipona. Mientras el ser humano padecía entre oleadas de sudor y abanicos, los árboles de hoja perenne se preparaban para liberar su cabellera. Llegaba el otoño y sus colores, el momiji, las sendas de hojas mustias.

Y allí seguía Shinji Tanaka, jubilado y voluntario. Armado con rústicas herramientas, recogía incansablemente las hojas del suelo. Limpiaba los caminos y dedicaba todo su esfuerzo a mantener el brillo de la naturaleza. Una naturaleza que ya esperaba su final de ciclo: la época estival regresaría pronto. El señor Tanaka permanecería.

Rígor Mortis

degrain2

Desperté acuciada por las pesadillas. Me visitaban todas las noches, instándome a hacerlo. Ya había comprado la pistola, pero la tenía bajo llave en el fondo del cajón más oscuro. A mi lado dormía mi marido, asistido por los somníferos que yo había mezclado en su copa de whisky escocés.

Me levanté de la cama de puntillas y salí de la habitación. El único sonido que se escuchaba era el frufrú del camisón al deslizarse por las escaleras de caracol que daban al sótano. Abrí la puerta chirriante y observé a la amante de mi esposo. Sufría una herida en la cabeza, resultado de su tozuda resistencia. Y pese a ello, yacía allí  inerte, sumida en el profundo letargo de las drogas. A mi merced.

La arrastré por las escaleras con esfuerzo; la acosté junto a mi marido. Cogí el arma del cajón y esperé pacientemente a que despertaran. Juan abrió los ojos primero. Antes de que reaccionara tomé la pistola y apreté el gatillo. Los sesos se desparramaron por la cama y la pared. El cuerpo quedó tendido, con la cabeza maltrecha apoyada en la almohada y las piernas en una posición antinatural. La amante se despertó alarmada y vio el cañón apuntándola directamente. Disparé primero al hombro. Gritó. Suplicó. Comprendió. A continuación dirigí la mirilla al corazón, sintiendo el bombeo de la sangre; los latidos rápidos y nerviosos. Un disparo más, un breve quejido. Las palpitaciones cesaron.

Leí en la prensa que la policía había encontrado los cuerpos rígidos unos días después de los asesinatos. Por aquel entonces yo ya estaba fuera del país, lucía nuevo peinado y  un nombre más largo y exótico. Nadie sospecharía jamás de la alegre y vivaracha muchacha que sonreía a todo el mundo.

 

 

© 2018 Borja Ruete

Theme by Anders NorenUp ↑

Ir a la barra de herramientas